Por Darío Manuel Cohen Salama *

Imaginemos este escenario: No importa el motivo, la metodología ágil utilizada, si fue por mala planificación o comunicación. Hay certeza de que no podemos cumplir aquella entrega importante. La persona con el rol de Project Manager, preocupada, sin herramientas y argumentos que puedan posponer la fecha comprometida por temor a afectar los niveles de satisfacción del cliente, empieza a pensar en una solución a este problema. El equipo deberá trabajar más horas que lo habitual. Un verdadero proyecto incendiado.

Otro escenario: Un proyecto. En este caso, de soporte y mantenimiento a un software ya productivo. Un aumento reciente en la cantidad de incidencias a dar soporte y la importancia del producto para el negocio hacen que se solicite que el equipo realice más horas de las que realiza habitualmente. Es habitual que el cliente alegue que no debe aumentar el pago del servicio ya que considera que es responsabilidad de la empresa informática cubrir esta necesidad con sus propios recursos por no cumplir con los niveles esperados de eficiencia y calidad.

Ambas situaciones generan malestar porque las empresas de la industria IT han decidido de manera unilateral que las horas extras no se pagan. Silencios incómodos en las meets. Cobran relevancia los grupos de WhatsApp del equipo sin incluir a la gerencia del proyecto para poder hacer catarsis. A pesar de los esfuerzos corporativos de establecer y promover valores culturales y éticos, existe una fuerte contradicción entre el discurso empresario y lo que sucede en la práctica. Esto genera un quiebre de confianza entre la parte empleadora y las personas que realizan el trabajo.

La ironía de seguir diciendo que esto está bien.

¿Qué dice la ley?

Estos artículos de la ley establecen la forma de compensación obligatoria para las empresas por los trabajos realizados fuera de la carga horaria habitual. Cabe destacar que la compensación de las horas extras se hace a través de la remuneración del salario, como establece el artículo 201, sumado al descanso compensatorio establecido por el artículo 207, no siendo posible la compensación de las horas extras con horas de descanso únicamente según la legislación vigente.

Art. 201 - Horas Suplementarias.

El empleador deberá abonar al trabajador que prestare servicios en horas suplementarias, medie o no autorización del organismo administrativo competente, un recargo del cincuenta por ciento (50%) calculado sobre el salario habitual, si se tratare del días comunes, y del ciento por ciento (100%) en días sábado después de las trece (13) horas, domingo y feriados.

Art. 204 - Prohibición de trabajar.

Queda prohibida la ocupación del trabajador desde las trece (13) horas del día sábado hasta las veinticuatro (24) horas del día siguiente, salvo en los casos de excepción previstos en el artículo precedente y los que las leyes o reglamentaciones prevean, en cuyo caso el trabajador gozará de un descanso compensatorio de la misma duración, en la forma y oportunidad que fijen esas disposiciones atendiendo a la estacionalidad de la producción u otras características especiales.

Art. 207 - Salarios por días de descanso no gozados.

Cuando el trabajador prestase servicios en los días y horas mencionados en el artículo 204, medie o no autorización, sea por disposición del empleador o por cualquiera de las circunstancias previstas en el artículo 203, o por estar comprendido en las excepciones que con carácter permanente o transitorio se dicten, y se omitieren el otorgamiento de descanso compensatorio en tiempo y forma, el trabajador podrá hacer uso de ese derecho a partir del primer día hábil de la semana subsiguiente, previa comunicación formal de ello efectuada con una anticipación no menor de veinticuatro (24) horas. El empleador, en tal caso, estará obligado a abonar el salario habitual con el ciento por ciento (100 %) de recargo.

artículos 201, 204, 207 de la ley N° 20.744 denominada Ley de Contrato de Trabajo

¿Y la Justicia?

También, en la justicia laboral, existen fallos que convalidan esta aserción y establece jurisprudencia, como el siguiente:

Jornada de trabajo. Horas extras. Compensación con horas de descanso. Improcedencia.

La metodología empleada por la empleadora que en vez de liquidar correctamente las horas extras las compensaba con horas libres no se compadece con las normas que rigen la extensión de la jornada, porque siempre que se trabaja en exceso de los límites fijados por la ley 11544, las horas suplementarias deben ser abonadas con los recargos previstos en el art. 201 LCT. Desde esa perspectiva la pretensión de la demandada de sustituir su obligación de abonarlas, otorgando horas de descanso, carece de todo fundamento legal. CNAT Sala II Expte N° 14.805/04 Sent. Def. No 94.651 del 12/12/2006 “Silva, Verónica c/ Derudder Hnos SRL s/ despido” (Pirolo - González)

¿Entonces?

En AGC, como sindicato de las y los Trabajadores Informáticos tenemos la convicción de que las relaciones laborales deben ser justas para ambas partes. Solo podremos tener una industria de primer nivel, ejemplar en todo el mundo, si dejamos atrás prácticas contradictorias con valores éticos como la honestidad y la transparencia que defendemos en nuestro sindicato y que las empresas también dicen defender. Es tiempo de que las empresas se pongan a la altura de sus obligaciones.

Si tu actual empleador incurre en esta ilegalidad, y/o querés contactarnos para despejar dudas acerca de cómo proceder ante estos casos, podés hacerlo acá.

* Desarrollador Full Stack Senior
Delegado Normalizador de AGC en Technisys
@DaroCohenSalama